InformaciónEsta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información estadística de manera anónima sobre la navegación en las páginas. Si pulsa en Aceptar o cierra este aviso entendemos que acepta la instalación de dichas cookies. No obstante, si lo desea, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento. Para más información sobre nuestra Política de Cookies, pulse Aquí

compartir
Mostrar buscador
menú

Canal Actualidad

Canal Actualidad
08/03/2017
PREMIO

La presa de Siles (Jaén), ganadora del Premio Smagua a la mejor obra hídrica de captación y transporte

El proyecto realizado por Sacyr Construcción satisface las necesidades de agua de las localidades vecinas y ofrece seguridad frente a las avenidas

Premio_Smagua-Siles
Logotipo Sacyr

La presa de Siles en el río Guadalimar (Jaén), que realizó Sacyr Construcción, ha ganado el Premio Smagua 2017 en la categoría de Grandes Obras Hidráulicas de captación y transporte. Esta presa de materiales sueltos heterogénea, cuya posición es clave en lo relativo a la seguridad estructural y el aprovechamiento de materiales del entorno. El objetivo de esta infraestructura era satisfacer las necesidades de agua de las localidades vecinas y ofrecer seguridad frente a las avenidas.

Este proyecto ha sido premiado por contar “con elementos de gran originalidad, que contribuyen en el plano social y mejoran el aspecto ambiental, además de aportar soluciones específicas a problemas de futuro”.

La presa, adjudicada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, se encuentra en el curso alto del río Guadalimar, en el municipio de Siles, tiene 30,5 hectómetros cúbicos de capacidad, una altura de 52 metros, una planta recta de 290 metros de coronación, una planta curva de 315 metros de radio y una longitud de coronación de 271 metros. La presa está diseñada con una capacidad de aliviadero de 298 m3/seg y una capacidad de desagüe de fondo de 52 m3/seg.

Inaugurada en octubre de 2015, atiende a una población de 13.000 habitantes y satisface las necesidades de agua de las localidades más deficitarias, dando seguridad frente a las avenidas a los pueblos situados aguas abajo e incrementa las posibilidades y garantías de riego. Además, permite potenciar la agricultura al poner en regadío cerca de 3.500 nuevas hectáreas.