Da Vinci diseñó una ciudad ideal para facilitar el transporte de mercancías y evitar problemas de salubridad. Crédito: Ideal Spaces Working Group.

  • Tungsteno

La “ciudad ideal” diseñada por Leonardo da Vinci

Además de diseñar grúas y estudiar con detalle los sistemas de engranajes, Da Vinci esbozó en planos como sería una ciudad ideal sin problemas de salubridad o de transporte. Analizamos cómo la influencia de este genio del Renacimiento italiano perdura en el urbanismo 500 años después.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

Leonardo da Vinci es considerado uno de los artistas, inventores, escultores, escritores e incluso anatomistas más prolíficos del Renacimiento italiano. Además de crear obras de un incalculable valor histórico como la Gioconda o el Hombre de Vitruvio, fue un adelantado en la arquitectura y el urbanismo de su época. Hace 500 años ideó una ciudad ideal que, en algunos aspectos, no difiere tanto de las urbes actuales. Así pretendía acabar con los problemas de salubridad, crear espacios urbanos limpios y facilitar el transporte de mercancías.

 

Una urbe para frenar la propagación de enfermedades

 

La idea de la ciudad ideal de Da Vinci, esbozada en algunos de sus cuadernos como el manuscrito B de París y el Codex Atlanticus, surgió después de que un brote de peste bubónica azotara Milán y matara a casi un tercio de la población“Con sus instintos científicos, Leonardo se dio cuenta de que la peste se propagaba por condiciones insalubres y que la salud de los ciudadanos estaba relacionada con la salud de su ciudad”, escribió Walter Isaacson en la biografía de Da Vinci.

Precisamente para evitar la propagación de enfermedades, el artista se propuso crear una urbe con mejores comunicaciones, servicios y saneamiento. “Leonardo quería una ciudad cómoda y espaciosa, con calles y arquitectura bien ordenadas”, explica en The Conversation Alessandro Melis, profesor titular de Ciudades Sostenibles en la Universidad de Portsmouth. Para él, la urbe ideal debía contar con “muros altos y fuertes", además de "torres y almenas de toda belleza necesaria y agradable", un templo sagrado y “una composición conveniente de casas particulares".

 

Da Vinci diseñó una ciudad ideal para mejorar las comunicaciones y evitar la propagación de enfermedades. Crédito: Ideal Spaces Working Group.

 

Una ciudad por capas

 

A diferencia de las ciudades de aquel entonces, Da Vinci soñaba con una urbe construida en varios niveles unidos por escaleras verticales. Melis subraya que este diseño, que en la actualidad es común en los edificios de gran altura, “era absolutamente poco convencional en ese momento”. “De hecho, su idea de aprovechar al máximo los espacios interiores colocando tramos de escaleras en el exterior de los edificios no se implementó hasta la década de 1920, con el nacimiento del movimiento modernista”señala el profesor.

Da Vinci imaginaba una urbe en la que las capas superiores, reservadas para los nobles, tuvieran palacios y calles bien ventiladas en las que pasear. Las inferiores serían para la gente común y se destinarían al comercio, el transporte de mercancías o la industria. "Los carros u otras cosas semejantes no deben ir por las calles altas, sino que estas deben ser sólo para los señores”, afirmó el propio Da Vinci.

Aunque algunas de estas características existían en las urbes romanas, Melis asegura que nunca antes había habido una ciudad moderna compacta de varios niveles que estuviera concebida técnicamente a fondo. Además, Da Vinci también planteó que el ancho de las calles debería coincidir con la altura promedio de las casas adyacentes, según cuenta Melis: “Una regla que todavía se sigue en muchas ciudades contemporáneas de Italia, para permitir el acceso al sol y reducir el riesgo de daños por terremotos”.

 

Da Vinci imaginaba una urbe con diferentes niveles en la que las calles estuvieran bien ventiladas. Crédito: Museo Nacional de la Ciencia y la Tecnología Leonardo da Vinci.

 

Canales para las mercancías y el saneamiento

 

Tras estudiar los canales de Milán, Da Vinci quería usar el agua para conectar la ciudad como un sistema circulatorio —como el del cuerpo humano—. Para ello, diseñó canales artificiales en toda la ciudad. En principio estos conductos, regulados por esclusas y cuencas, facilitarían la navegación de los barcos hacia el interior y el transporte de mercancías.

Además, serían de vital importancia para mantener la ciudad saneada. “Querrás tomar un río que corra rápido, para que no corrompa el aire de la ciudad, y esto también será conveniente para limpiar la ciudad con frecuencia”, escribió Da Vinci, según recoge la revista científica Engineering & TechnologyEn teoría, esta red de agua no se quedaría estancada gracias a un sistema de bombas hidráulicas.

 

Da Vinci esbozó varios bocetos de cómo sería la ciudad ideal, que nunca se llegó a construir. Crédito: Museo Nacional de la Ciencia y la Tecnología Leonardo da Vinci.

 

La ciudad ideal de Da Vinci engloba parte de todos sus talentos como artista, arquitecto, ingeniero e inventor. Aunque nunca se llegó a construir, algunas de sus ideas aún cobran importancia en la actualidad y resultan fundamentales en proyectos de planificación urbana. “Muchos académicos piensan que la ciudad compacta, construida hacia arriba en lugar de hacia afuera, integrada con la naturaleza (especialmente los sistemas de agua) con una infraestructura de transporte eficiente, podría ayudar a las ciudades modernas a ser más eficientes y sostenibles”, concluye Melis.

 

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

  • Sostenible
  • Ciudades

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y analizar su comportamiento con el fin de mejorar el servicio ofrecido.
Puede consultar información adicional sobre las cookies instaladas en nuestra Política de Cookies.

Configuración de Cookies

Declaración de cookies

Estas cookies se encuentran exceptuadas del cumplimiento del artículo 22.2 de la LSSI de acuerdo con las recomendaciones indicadas por la autoridad europea en materia de privacidad y cookies. De acuerdo con lo anterior y aunque no es posible su configuración, aceptación o denegación, el editor de este sitio web ofrece información sobre las mismas en un ejercicio de transparencia con el usuario.

  • Nombre: LFR_Sesión_STATE_*, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario registrado, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: GUEST_LANGUAGE_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: ANONYMOUS_USER_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario no registrado, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: COOKIE_SUPPORT, Proveedor: Liferay, Propósito: Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: JSesiónID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: SACYRGDPR, Proveedor: Sacyr, Propósito: Utilizada para gestionar la política de cookies, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

  • Nombre: _ga_<container-id>, Proveedor: Google, Propósito: Recopila datos sobre el número de veces que un usuario ha visitado el sitio web además de las fechas de la primera visita y de la más reciente. Utilizada por Google Analytics, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP

  • Nombre: _ga, Proveedor: Google, Propósito: Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP