Aunque facilita el acceso a productos, el comercio online también tiene un impacto en el entorno: desde los residuos que genera el embalaje hasta la huella de carbono de los envíos. Crédito: Claudio Schwarz Purzlbaum.

  • Tungsteno

La compra ‘online’, ¿aliada o enemiga del medio ambiente?

El definitivo despegue del comercio electrónico, a lomos de la pandemia de COVID-19, se enfrenta a un último escollo: ganarse la confianza de unos consumidores cada vez más comprometidos con el impacto medioambiental de sus compras. Los embalajes, y la huella ecológica del reparto, son los puntos más débiles de la venta online para convertirse en una alternativa más verde a las compras tradicionales.

ANTONIO LÓPEZ | Tungsteno

La pandemia ha acelerado la expansión del comercio electrónico, pero a la vez, también ha cambiado la perspectiva que tiene el consumidor de las tiendas locales y de barrio. ¿Servirá la crisis sanitaria como palanca para impulsar un sistema de consumo con propósito frente al consumo masivo? De hecho, ya existe un perfil de consumidor online que prioriza y considera los efectos medioambientales de sus compras: el e-comprador eco-selectivo, como lo denomina el E-shopper Barometer de Seur, dispuesto a pagar más por productos y servicios que respetan el medio ambiente.

Cada vez compramos más y esperamos recibir los pedidos en menos tiempo. La media actual de entrega de paquetes diarios es de un millón, mientras que hace cinco años era de 125.000 paquetes al día, según datos de UNO logística, la asociación de las principales empresas de reparto. Y las previsiones a futuro van en la misma línea: solo en Estados Unidos se enviarán 100 millones de paquetes diarios en 2026. La logística de reparto y entrega es, por tanto, en este punto, una pieza clave para hacer más sostenible el comercio online. Considerando las previsiones que auguran que el número de pedidos se duplicará en la próxima década, se impone desarrollar un modelo que permita una mayor capacidad de almacenamiento y el transporte con vehículos más grandes y eficientes para disminuir el número de viajes de reparto necesarios.

 

Una de las alternativas para reducir el impacto del reparto de las compras online es unificar los puntos de recogida. Un ejemplo son los sistemas de taquillas inteligentes. Crédito: Correos.

 

El impacto del reparto

 

Al margen del transporte de los envíos, las decisiones del propio consumidor también marcan la diferencia en distintas fases del proceso. Según la Asociación española de Empresas de Distribución, Autoservicio y Supermercados (Asedas), en las ciudades españolas hay más de 16 millones de personas que se desplazan a tiendas una media de 16 veces al mes, ya sea a pie, en bicicleta, en transporte público o en vehículo propio. Si la mitad de esas compras en tiendas físicas se hicieran online, esos desplazamientos por diversos medios de transporte se concentrarían en vehículos de reparto, que podrían colapsar el tráfico de ciudades como Madrid o Barcelona. Pero la compra en comercios de proximidad, además de reducir la huella de carbono del comercio digital, también contribuye a moderar el número de artículos que se consumen, según un estudio de la Universidad Radboud (Holanda).

En este sentido, surgen iniciativas para combinar los nuevos hábitos de consumo digital y la conciencia sobre el factor de la distancia. Es el caso de los centros comerciales virtuales, que agrupan a empresas y comercios del mismo municipio o región para facilitar la compra online de productos más cercanos al consumidor. Por ejemplo Buylevard, una plataforma reúne en una sola aplicación más de 45 tiendas online, evitándole al usuario tener que descargar una app distinta para cada uno de esos establecimientos. Otras opciones pasan por la creación de centros de logística exclusivos para estas compras realizadas por internet, buscando optimizar los procesos y hacerlos más sostenibles.

Pero también como parte activa de un proceso de compra más sostenible, el consumidor puede desplazarse a un punto de recogida. En esta dirección funcionan, por ejemplo, los sistemas de taquillas inteligentes que ya tienen en marcha Amazon, Correos o la propia empresa de transportes SEUR, que ha conseguido reducir un 63% de media el impacto climático asociado al envío con entrega domicilio.

 

Es necesario consolidar un modelo de consumo más responsable y un diseño de productos más eficiente, que tenga en cuenta, por ejemplo, nuevos sistemas de entrega, como drones o robots. Crédito: JD.

 

El problema del embalaje

 

Las oportunidades de optimizar el proceso de compra online, sin embargo, no terminan cuando el pedido está en manos de su destinatario. Gestionar los embalajes derivados del comercio electrónico se ha convertido en uno de los principales retos en países como Estados Unidos, donde representan el 30% de los residuos sólidos urbanos, según la Agencia de Protección Ambiental del país. En paralelo, en el futuro del embalaje hay que considerar su adaptación a nuevas modalidades de reparto más automatizadas, como el uso de drones o vehículos no tripulados que llegarán en las próximas décadas, y que obligarán a evolucionar la paquetería para permitir estas entregas en exteriores. También el consumidor podría jugar un papel activo en la gestión de los residuos si se establecen iniciativas como la de la empresa de reparto JD, que ofrece a los clientes la posibilidad de devolver las cajas del embalaje al propio repartidor para reutilizarlas directamente en otros envíos.

En esta dirección de unas transacciones más sostenibles apunta otra tendencia que, según recogen las investigadoras May López y Elena Búlmer en el informe Sostenibilidad y Covid-19, debe consolidarse a futuro para reducir al 50% el total de emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del comercio online: la economía circular. Por parte del consumidor, esto implica comprar y consumir con propósito y alargando la vida útil de los productos al máximo. Y desde las empresas, pensar productos con un diseño eficiente para optimizar el transporte y la producción. Rediseñar los procesos de reciclaje para que sean más eficientes y consuman menos energía está también entre las conclusiones de las investigadoras para convertir el e-commerce en un verdadero aliado del medio ambiente.

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

  • Sostenibilidad
  • Emisiones
  • Medio ambiente

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso clicando .

Declaración de cookies

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas. Estas cookies no guardan ninguna información personal identificable.

Nombre Proveedor Propósito Caducidad Tipo
LFR_Sesión_STATE_* Liferay Administra la sesión como usuario registrado Session HTTP
GUEST_LANGUAGE_ID Liferay Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión 1 year HTTP
ANONYMOUS_USER_ID Liferay Administra la sesión como usuario no registrado 1 year HTTP
COOKIE_SUPPORT Liferay Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal 1 year HTTP
JSesiónID Liferay Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio Session HTTP
SACYRGDPR Sacyr Utilizada para gestionar la política de cookies Session HTTP

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

Nombre Proveedor Propósito Caducidad Tipo
_gat Google Se utiliza con fines estadísticos y analíticos para aumentar el rendimiento de nuespos Servicios Session HTTP
_gid Google Se utiliza para almacenar y actualizar un valor único para cada página visitada Session HTTP
_ga Google Se utiliza con fines estadísticos y analíticos para aumentar el rendimiento de nuespos Servicio Session HTTP