En The Last of Us se produce un apocalipsis zombi debido a los hongos. Crédito: HBO Max.

  • Tungsteno

¿Hongos zombis de ‘The Last of Us’ en el mundo real?

La mayoría de las especies de hongos no pueden reproducirse a la temperatura del cuerpo humano. Pero, con el cambio climático, esto podría cambiar. Investigamos cómo afecta el calentamiento de la Tierra a estos organismos y si podrían provocar una pandemia similar a la de la serie ‘The Last of Us’.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

En la primera escena de la serie The Last of Us, el doctor Neuman advierte sobre una posible amenaza que le quita el sueño: los hongos. El epidemiólogo, entrevistado en un programa de televisión grabado en 1968, afirma que estos organismos “no sobreviven en los huéspedes con una temperatura interna superior a los 34 grados”. “Ahora mismo no hay razones para que los hongos evolucionen para aguantar mayores temperaturas. Pero, ¿y si eso cambiara? ¿Qué pasaría si el planeta se calentara solo un poco? Pues que entonces sí tendrían motivos para evolucionar”, señala.

 

Más enfermedades fúngicas en un planeta cada vez más caliente

 

“La incidencia y el rango geográfico de las enfermedades fúngicas se están expandiendo en todo el mundo debido al calentamiento global y al aumento de los viajes y el comercio internacional”, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS). En la actualidad, la mayoría de las especies de hongos no pueden reproducirse a la temperatura del cuerpo humano (unos 37 grados Celsius o 98,6 grados Fahrenheit). Arturo Casadevall, microbiólogo especializado en infecciones fúngicas de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins, explica al portal Science News que los hongos no nos infectan con más frecuencia porque "el mundo es mucho más frío que nosotros y no nos necesitan".

Pero a medida que el planeta se calienta, “estas cepas tienen que morir o adaptarse”, según señala el microbiólogo y advierte el doctor Neuman en The Last of Us. Aunque hay quienes argumentan que el planeta no se ha calentado lo suficiente como para que los hongos sean un problema, Casadevall considera que hay que pensar en los días más calurosos que vendrán con el cambio climático. Cada uno de ellos, será un “evento de selección” en el que morirán muchos hongos. Pero otros mutarán para sobrevivir y podría llegar el momento en el que la temperatura del cuerpo humano no fuera un desafío.

De hecho, el cambio climático puede haber permitido que un hongo mortal llamado Candida auris se aclimate a la temperatura del cuerpo humano, según Casadevall. Entre 2012 y 2015 surgieron versiones patógenas en África, Asia y América del Sur. "Salió de la nada", afirma a la revista National Geographic. El experto considera que “este hongo estaba ahí fuera y con los años se adaptó a temperaturas más altas hasta que pudo abrirse paso".

 

El hongo Cordyceps puede infectar a insectos como las hormigas o las avispas. Crédito: Servicio Forestal de Estados Unidos / Wikimedia Commons.

 

¿Podría el hongo de ‘The Last of Us’ infectar a humanos?

 

The Last of Us está basada en un hongo que existe en la vida real. Se trata de Ophiocordyceps unilateralis, también conocido como Cordyceps, e infecta a insectos como las hormigas. Los científicos creen que el parásito toma el control físico de su huésped cultivando células fúngicas alrededor del cerebro que secuestran el sistema nervioso del insecto para controlar sus músculos.

En la serie, los humanos tratan de sobrevivir después de que este tipo de hongo convierta a las personas en zombis. Pero, ¿realmente podría pasarles algo así a los humanos? "De una manera fantástica, los vínculos lógicos están ahí, pero no es probable que ocurra en la vida real"comenta Ian Will, genetista de hongos de la Universidad de Florida Central (Estados Unidos) a National Geographic.

João Araújo, experto en hongos parásitos del Jardín Botánico de Nueva York, explica que “si el hongo realmente quisiera infectar a los mamíferos, necesitaría millones de años de cambios genéticos". Normalmente cada especie de hongos ha evolucionado para adaptarse a un insecto específico. "Si el salto de una especie de hormiga es difícil, saltar a los humanos es definitivamente ciencia ficción", afirma Will.

 

En The Last of Us los humanos intentan sobrevivir después de que un hongo convierta a las personas en zombis. Crédito: HBO Max.

 

¿Una amenaza pandémica?

 

Mientras que algunos expertos como Norman Van Rhijn, un micólogo que investiga infecciones fúngicas en la Universidad de Manchester, sí ven posible una pandemia de hongos, otros no están tan seguros. David Hughes, especialista en Cordyceps y asesor científico en el videojuego The Last of Us, no considera que los hongos representen una amenaza pandémica. "La posibilidad de que se produzca una pandemia, es decir, que el mundo entero se vea afectado por una sola especie... no parece probable en el caso de los hongos, simplemente por la naturaleza de sus vías de transmisión", señala al portal Business Insider. Según explica, las infecciones fúngicas se propagan en gran medida a través del tacto o las superficies.

Pese a que sus posturas difieren, hay algo en lo que coinciden: la temperatura desempeña un papel importante en las infecciones fúngicas. Aún no se sabe con certeza qué sucederá en el reino de los hongos. Si algo tiene claro Tom Chiller, jefe de la rama de enfermedades fúngicas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, es que “el potencial de lo que puede surgir y convertirse en un patógeno es enorme". "No me sorprenderá que surjan más hongos como patógenos humanos que se vuelven más difíciles de tratar y más infecciosos", concluye.

 

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación.

  • Ficción

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y analizar su comportamiento con el fin de mejorar el servicio ofrecido.
Puede consultar información adicional sobre las cookies instaladas en nuestra Política de Cookies.

Configuración de Cookies

Declaración de cookies

TÉCNICAS

Estas cookies se encuentran exceptuadas del cumplimiento del artículo 22.2 de la LSSI de acuerdo con las recomendaciones indicadas por la autoridad europea en materia de privacidad y cookies. De acuerdo con lo anterior y aunque no es posible su configuración, aceptación o denegación, el editor de este sitio web ofrece información sobre las mismas en un ejercicio de transparencia con el usuario.

  • Nombre: LFR_Sesión_STATE_*, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario registrado, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: GUEST_LANGUAGE_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: ANONYMOUS_USER_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario no registrado, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: COOKIE_SUPPORT, Proveedor: Liferay, Propósito: Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: JSessionID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: SACYRGDPR, Proveedor: Sacyr, Propósito: Utilizada para gestionar la política de cookies, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

ANALÍTICAS

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

  • Nombre: _ga_<container-id>, Proveedor: Google, Propósito: Recopila datos sobre el número de veces que un usuario ha visitado el sitio web además de las fechas de la primera visita y de la más reciente. Utilizada por Google Analytics, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP

  • Nombre: _ga, Proveedor: Google, Propósito: Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP