Mary Anderson inventó un limpiaparabrisas operado por una manija desde dentro del vehículo.

  • Tungsteno

El limpiaparabrisas y otros inventos creados por mujeres

Un día Mary Anderson iba en tranvía y observó que el conductor tenía que limpiar la nieve del cristal cada dos por tres. Se le ocurrió crear una solución: una escobilla activada desde dentro del vehículo para quitar la nieve. Analizamos cómo nació el limpiaparabrisas y otros grandes inventos liderados por mujeres.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

La precursora del wifi fue una mujer. También quien hizo posible que el hombre llegara a la Luna y quien supervisó la construcción del puente de Brooklyn. Tras analizar la vida y obra de cuatro ingenieras que hicieron historia y de arquitectas que rompieron los moldes, investigamos ahora grandes inventos que han sido creados por mujeres: del limpiaparabrisas a la nevera moderna pasando por las bengalas luminosas marítimas y las jeringas usadas con una sola mano.

 

Las bengalas luminosas marítimas

 

Cuando sólo tenía 16 años, Martha Jane Hunt Coston (1826 – 1904) se fugó con su pareja, Benjamin Franklin Coston, que era un joven inventor prometedor. En los años siguientes, Franklin perfeccionó algunos cohetes explosivos y creó un nuevo tipo de cebador para piezas de artillería. También desarrolló un gas basado en colofonia (una resina de coníferas) y empleado con mucho éxito en la iluminación comercial y doméstica —tanto en hoteles, como en faros, barcos de vapor, cabañas o iglesias—. La continua exposición a humos tóxicos hizo que Franklin falleciera en 1848, dejando a Coston viuda y con cuatro hijos pequeños.

Poco después de su muerte, la joven comenzó a revisar los papeles de su esposo. “Encontré un gran sobre que contenía papeles y un plan de señales hábilmente dibujado para ser utilizado en el mar, de noche, con el mismo propósito de comunicación que las banderas se utilizan durante el día”, cuenta la estadounidense en su autobiografía. Fue entonces cuando Coston se puso a estudiar y perfeccionar el proyecto de su esposo, que estaba en una etapa muy preliminar. El objetivo final era crear una bengala que, al explotar, diseminara llamaradas de varios colores en una determinada combinación que expresara un código de comunicación. Como la inventora carecía de formación técnica y científica, se vio obligada a hacerse pasar por un hombre y contactar con expertos en química y pirotecnia.

Durante mucho tiempo, las bengalas fueron difíciles de hacer y usar, las luces no duraban lo suficiente para ser detectadas de barco a barco o desde tierra y las carcasas no resistían las condiciones del mar. Pero, finalmente, Coston consiguió registrar una patente para este sistema de señales pirotécnicas nocturnas en varios países. Creó así un aparato capaz de emitir varias señales, cuyo código de comunicación era un “alfabeto” formado por diez números (del 0 al 9) y dos letras (P y A). Las luces podían verse a una distancia de unos 40 kilómetros. Estas bengalas fueron usadas durante la guerra de Secesión estadounidense —que duró de 1861 a 1865— y, más tarde, por el Servicio de Salvamento de los Estados Unidos. La inventora también vendió sus señales a marinas, cargadores y clubes náuticos de todo el mundo.

 

Martha Jane Hunt Coston creó un sistema de bengalas para comunicarse en el mar de noche. Crédito: Oficina Española de Patentes y Marcas / Wikimedia Commons.

 

Las jeringas que se pueden usar con una mano

 

Entre las mujeres más influyentes en el campo de la medicina, destaca Letitia Mumford Geer. Esta enfermera estadounidense patentó en 1899 la primera jeringa médica que podía utilizarse con una sóla mano. Este invento está compuesto por un cilindro, una varilla de pistón, un mango y una boquilla. Además, fue la primera jeringuilla que contenía partes de vidrio. El vástago del pistón tenía un mango en forma de U para facilitar el agarre y evitar que las manos se deslizaran al utilizarla.

“El operador debe insertar la boquilla en el recto y sostener el cilindro colocando los dedos de la misma mano en el brazo rígido del mango”, indica la patente. Una de las grandes ventajas de este invento es que tanto los médicos como los pacientes podían utilizarla por sí sólos: “El mango se puede colocar en una posición cercana al cilindro mientras se inyecta el medicamento con el uso de una mano, lo que permite al operador usar la jeringa sobre sí mismo sin la ayuda de un asistente”. Las jeringas modernas están inspiradas en la jeringa de Mumford, que era fácil de usar y barata y podía utilizarse para inyecciones rectales y fines similares.

 

Las jeringas anteriores al invento de Mumford tenían que usarse con dos manos. Crédito: Unsplash.

 

El limpiaparabrisas

 

En 1902 Mary Anderson visitó Nueva York. "Iba en un tranvía, estaba nevando y observó que el conductor tenía que salir y limpiar continuamente el parabrisas", cuenta a la Radio Nacional Pública (NPR, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos Sara-Scott Wingo, sobrina bisnieta de AndersonAl ver que esto provocaba retrasos, se le ocurrió una posible solución: ¿podría una escobilla limpiar el cristal sin que el conductor saliera del tranvía? Así fue cómo nació el limpiaparabrisas.

La estadounidense volvió a Birmingham, hizo un boceto de su dispositivo, lo describió y solicitó una patente. En ella, explicaba que este aparato debía ser operado por una manija dentro del vestíbulo del automóvil y ser fácilmente removible, "no dejando nada que estropee la apariencia habitual del automóvil durante el buen tiempo", según indica la patente.

La inventora intentó convencer a algunas empresas para que fabricaran este dispositivo en los automóviles emergentes. Pero fracasó. “Lamentamos decir que no consideramos que tenga un valor comercial tal que justifique que emprendamos su venta”, afirmaba en una carta la compañía Dinning and Eckenstein. Hubo quienes incluso se burlaron del invento de Anderson, ya que consideraban que distraería al conductor y provocaría accidentes. Pese a ello, con el paso de los años los limpiaparabrisas se volvieron imprescindibles en todo tipo de vehículos y Anderson finalmente obtuvo algo de reconocimiento al ser incluida en 2011 en el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos.

 

Con el paso de los años, los limpiaparabrisas se volvieron imprescindibles en todo tipo de vehículos. Crédito: UntoldEdu / Youtube.

 

El primer refrigerador moderno

 

Mientras que los chinos cortaban y almacenaban hielo alrededor del año 1000 a. C., los egipcios y los indios aprendieron 500 años después a dejar las ollas de barro en el exterior durante las noches frías para hacer hielo. Si hoy en día parece impensable pensar en una casa sin nevera, no se puede hablar de uno de los electrodomésticos más utilizados del planeta sin mencionar a Florence ParpartEsta estadounidense fue la creadora de la versión moderna del frigorífico en 1914.

Para mejorar la conservación de algunos alimentos, aprovechó que a principios del siglo XX la electricidad cada vez se usaba más en Estados Unidos. Aunque las hieleras ya eran un electrodoméstico de cocina común y había quienes habían intentado crear refrigeradores eléctricos sin mucho éxito, esta nueva tecnología era capaz de conservar y enfriar alimentos de manera mucho más efectiva. Con el tiempo, este tipo de refrigerador se volvió casi tan omnipresente en los hogares estadounidenses como la electricidad misma. Unos años antes, en 1900, Parpart también había registrado una patente por una máquina de limpieza de calles bastante mejorada, que acabó en varias ciudades de Estados Unidos.

 

A lo largo de la historia se han utilizado distintos métodos para mantener la comida y la bebida fría. Crédito: Adam Ragusea / Youtube.

 

Aparte de las bengalas luminosas marítimas, las jeringas de una sola mano, el limpiaparabrisas y el primer refrigerador moderno, hay muchos otros inventos liderados por mujeres. Es el caso de los cristales antirreflectantes, los pañales desechables, las conservas y el libro electrónico. Las dificultades para acceder a la educación y el rechazo social al que han sido sometidas durante siglos millones de mujeres no han impedido que se conviertan en artífices de grandes artilugios.

 

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

  • Innovación y tecnología
  • Inventos

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso clicando .

Declaración de cookies

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas. Estas cookies no guardan ninguna información personal identificable.

Nombre Proveedor Propósito Caducidad Tipo
LFR_Sesión_STATE_* Liferay Administra la sesión como usuario registrado Session HTTP
GUEST_LANGUAGE_ID Liferay Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión 1 year HTTP
ANONYMOUS_USER_ID Liferay Administra la sesión como usuario no registrado 1 year HTTP
COOKIE_SUPPORT Liferay Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal 1 year HTTP
JSesiónID Liferay Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio Session HTTP
SACYRGDPR Sacyr Utilizada para gestionar la política de cookies Session HTTP

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

Nombre Proveedor Propósito Caducidad Tipo
_gat Google Se utiliza con fines estadísticos y analíticos para aumentar el rendimiento de nuespos Servicios Session HTTP
_gid Google Se utiliza para almacenar y actualizar un valor único para cada página visitada Session HTTP
_ga Google Se utiliza con fines estadísticos y analíticos para aumentar el rendimiento de nuespos Servicio Session HTTP