Con la construcción del Coliseo, los romanos querían mostrar sus poderosas técnicas de ingeniería a todo el planeta. Crédito: Parque Arqueológico del Coliseo.

  • Tungsteno

Los secretos del Coliseo, el mayor anfiteatro de la historia

Durante medio milenio el Coliseo romano fue escenario de fervientes duelos entre gladiadores, carreras de carrozas, desfiles de animales exóticos e incluso ejecuciones públicas. Analizamos la construcción del mayor anfiteatro del mundo, que además ha sido fuente de inspiración de películas tan emblemáticas como Gladiator.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

Además de ser el escenario en el que se han producido algunas de las luchas de gladiadores más sangrientas de la historia, el Coliseo romano también ha albergado batallas entre hipopótamos, rinocerontes, osos, leones, elefantes o toros. Esta maravilla arquitectónica, con un aforo para 50.000 espectadores y 80 filas de gradas, ya ha permanecido casi dos milenios en pie. Tras investigar cómo los egipcios levantaron la Gran Pirámide de Guiza, la estructura artificial más alta del planeta durante casi cuatro milenios, examinamos cómo fue la construcción del anfiteatro más grande del planeta.

Considerado una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno, el Coliseo fue construido entre el 70 d. C. y el 80 d. C. bajo el mandato de los emperadores Vespasiano, Tito y Domiciano, los emperadores de la dinastía Flavia. De ahí, su nombre original: el Anfiteatro Flavio. En el lugar escogido para su construcción, en el centro de Roma, el emperador Nerón había construido anteriormente un lago artificial, por lo que hubo que vaciarlo y trasladar sus aguas al río Tíber.

 

Trampillas, montacargas y un sótano con mazmorras

 

A diferencia de los anfiteatros anteriores, que solían ser excavados en laderas para un apoyo adicional, el Coliseo es una estructura independiente. Este enorme edificio ovalado medía 188 metros de longitud, 156 metros de ancho y 57 metros de altura. Para su construcción, se utilizaron aproximadamente 100.000 metros cúbicos de mármol travertino (una clase de piedra caliza extraída cerca de la antigua Tibur), además de cemento romano, ladrillos y bloques de toba. También se utilizaron unas 300 toneladas de abrazaderas de hierro para unir los grandes bloques, que dejaron grandes marcas aún apreciables en las paredes del edificio.

Los romanos querían mostrar sus poderosas técnicas de ingeniería a todo el planeta. “El tiempo de construcción fue extraordinariamente corto”, afirma el experto en restauración arquitectónica Giovanni Manieri Elia. Según cuenta, gran gran parte del trabajo se gestionó fuera de la obra, probablemente en las canteras donde se extraía y cortaba el material. Por ejemplo, los bloques de travertino y de toba llegaban a la obra ya escuadrados. Para levantar el Coliseo, además se recurrió a algunos elementos prefabricados que permitieron una construcción modular. Se optó por un diseño “geométricamente regular, repetitivo y con pocas excepciones”: “Todos los escalones de la escalera, por ejemplo, eran del mismo tamaño que los asientos de mármol destinados a los espectadores, de 57 centímetros cada uno”.

Las gradas estaban divididas en varias zonas y cada una estaba destinada a una clase social. Mientras que el Emperador y los senadores estaban cerca de la arena, más arriba se situaban por orden los estratos inferiores de la sociedad. En el subsuelo, había un entramado de túneles por el que los romanos se movían con antorchas y lámparas de aceite y mazmorras para alojar a los gladiadores y a los animales. El suelo disponía a su vez de varias trampillas y montacargas que podían ser usadas durante los espectáculos.

 

Para levantar el Coliseo, se utilizaron algunos elementos prefabricados que permitieron una construcción modular. Crédito: Parque Arqueológico del Coliseo.

 

Rugidos de leones, ruidos de espadas y batallas navales

 

En el momento de su construcción la expectación fue tal que su inauguración, en el 80 dC, duró más de 100 días. Durante casi 500 años, los habitantes de Roma acudían a esta megaestructura a ver duelos entre gladiadores, peleas de animales, carreras de carrozas, desfiles de animales exóticos, interpretaciones musicales o ejecuciones públicas. El clamor de los espectadores se entremezclaba entre los rugidos de los leones o los ruidos de las espadas. El espectáculo estaba servido. Sólo en la inauguración, según el historiador Dion Casio, murieron decenas de gladiadores y 9.000 animales, tanto adiestrados como salvajes.

En ocasiones, la arena quedaba sumergida en agua para celebrar batallas navales llamadas naumachia. “El Coliseo debía ser un símbolo del poder de Roma en aquella época, ¿y qué mejor forma de ostentar ese poder que un escenario capaz de llenarse y vaciarse de agua por orden del emperador?”, explica la investigadora Janelle Peters. Cómo inundaban los romanos la arena para crear el efecto acuático todavía es “un misterio”.

Algunos historiadores consideran que se redirigió un enorme acueducto hacia la arena. Otros creen que el sistema de cámaras y esclusas utilizado para drenar la arena era también empleado para llenarla. Posiblemente, estas cámaras se llenaban de agua antes del evento y se abrían para inundar así el escenario con más de un millón de galones de agua, creando una profundidad de 1,5 metros, según Peters. Pero, incluso con toda esa agua, los barcos en miniatura deberían tener bases especiales que flotaran y no rozaran el piso del Coliseo. Un artículo publicado en la revista Civil Engineering indica que la arena central podría haberse llenado en un tiempo de entre dos y cinco horas y drenado nuevamente en una escala de tiempo similar.

 

El Coliseo se llenaba de agua para convertirse en el escenario de batallas navales. Crédito: TED-Ed.

 

Una estructura milenaria que sobrevive a incendios y terremotos

 

Tanto el Coliseo como los espectáculos sufrieron algunos cambios a lo largo de los años. “Las transformaciones a menudo seguían los gustos de los distintos emperadores”, señala Alfonsina Russo, directora del Parque Arqueológico del Coliseo. Finalmente, el anfiteatro dejó de ser utilizado con estos fines en la Alta Edad MediaDurante los siguientes siglos fue usado con muchos otros propósitos: como iglesia, fortaleza, fábrica o cantera. Sus piedras fueron usadas, por ejemplo, para la construcción de la Basílica de San Pedro.

A lo largo de los años, el Coliseo ha sufrido incendios, terremotos y otros desastres naturales. Por ejemplo, en el año 217 sufrió algunos daños debido a una tormenta eléctrica y en 1349 un gran terremoto provocó deterioros en su estructura. Pese a estos contratiempos, todavía se mantiene en pie. En el siglo XIX se realizaron varios trabajos de asentamiento y remodelación para su preservación, que más tarde también sufriría los efectos de la Segunda Guerra Mundial. Este tesoro arquitectónico, que recibe cada año más de seis millones de visitantes, es el monumento más visitado de Italia.

 

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

  • Construcción
  • Megaproyectos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y analizar su comportamiento con el fin de mejorar el servicio ofrecido.
Puede consultar información adicional sobre las cookies instaladas en nuestra Política de Cookies.

Configuración de Cookies

Declaración de cookies

TÉCNICAS

Estas cookies se encuentran exceptuadas del cumplimiento del artículo 22.2 de la LSSI de acuerdo con las recomendaciones indicadas por la autoridad europea en materia de privacidad y cookies. De acuerdo con lo anterior y aunque no es posible su configuración, aceptación o denegación, el editor de este sitio web ofrece información sobre las mismas en un ejercicio de transparencia con el usuario.

  • Nombre: LFR_Sesión_STATE_*, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario registrado, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: GUEST_LANGUAGE_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: ANONYMOUS_USER_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario no registrado, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: COOKIE_SUPPORT, Proveedor: Liferay, Propósito: Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: JSessionID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: SACYRGDPR, Proveedor: Sacyr, Propósito: Utilizada para gestionar la política de cookies, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

ANALÍTICAS

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

  • Nombre: _ga_<container-id>, Proveedor: Google, Propósito: Recopila datos sobre el número de veces que un usuario ha visitado el sitio web además de las fechas de la primera visita y de la más reciente. Utilizada por Google Analytics, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP

  • Nombre: _ga, Proveedor: Google, Propósito: Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP