• Tungsteno

Pompeya, una joya del reciclaje antiguo sepultada por un volcán

Pompeya quedó sepultada por la erupción del monte Vesubio y, durante siglos, durmió bajo un manto de ceniza y piedra pómez de unos seis metros de profundidad. Así se construyó con piedras de canteras cercanas, basura y materiales reutilizados este tesoro arqueológico de valor incalculable.

ISABEL RUBIO ARROYO | Tungsteno

 

Pompeya ha pasado a la historia como la ciudad portuaria italiana sepultada por la erupción del Vesubio en el año 79. Debajo de los seis metros de ceniza y piedra pómez bajo los que quedó enterrada, había elegantes villas, edificios públicos, plazas, tiendas de artesanía, tabernas, baños, burdeles e incluso un anfiteatro que albergaba espectáculos con gladiadores. Analizamos la construcción y la historia del único sitio arqueológico del mundo que ofrece una imagen completa de una antigua urbe romana.

 

Una ciudad grecorromana congelada en el tiempo

 

Esta ciudad ciudad portuaria, ubicada en la región de Campania, existió desde al menos el el siglo VI a. C. La erupción del monte Vesubio en el año 79 arrojó escombros volcánicos sobre toda la urbe. En los días anteriores, según relata en una carta el abogado y escritor Plinio el joven, hubo muchos temblores, “algo común en Campania y que no es motivo de pánico”. “Pero esa noche el temblor se hizo mucho más fuerte”, señala. El Vesubio estaba a punto de erupcionar. Cuando lo hizo, los edificios fueron destruidos y la población fue aplastada y asfixiada. Entre 10.000 y 20.000 personas vivían en esta urbe y exportaban productos a toda la región mediterránea en el momento de la erupción.

Durante muchos siglos, Pompeya durmió bajo un manto de ceniza y piedra pómez de unos seis metros de profundidad. Hasta que en el siglo XVIII un grupo de exploradores descubrió la ciudad casi perfectamente conservada. Pese a que la erupción provocó el derrumbe de los techos de muchas casas, se halló una muralla de unos tres kilómetros que encierra en su interior unas 66 hectáreas. En este territorio, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) UNESCO, estaba el foro principal, flanqueado por varios edificios públicos imponentes, como el Capitolio, la Basílica y los templos. Además de muchos complejos de baños públicos, en la ciudad también había dos teatros y un anfiteatro. Bajo las cenizas, también se encontraron panaderías con panes aún en los hornos y huecos con restos humanos. Estos huecos en el material volcánico, se llenaron con yeso, lo que permitió hacer moldes de las formas de las víctimas humanas y animales.

 

Algunos habitantes de Pompeya quedaron sepultados bajo ceniza y piedra pómez. Crédito: Pompeii Sites.

 

Materiales reutilizados para construir Pompeya

 

Pompeya es un ejemplo idóneo de la planificación urbana y la construcción de una ciudad antigua. Los romanos, además de levantar emblemáticos acueductos y ser expertos en el uso de hormigón, eran maestros del reciclaje. Según señalan algunas investigaciones, utilizaban parte de sus residuos, por ejemplo la cerámica y el yeso, como material de construcción. La arqueóloga Allison Emmerson, de la Universidad de Cincinnati, explica que “parte de la ciudad se construyó con basura”. Los habitantes de Pompeya recolectaban los residuos en grandes montículos fuera de los muros de la ciudad. Su objetivo, según Emmerson, no era deshacerse de ellos, sino clasificarlos para revenderlos en la ciudad.

“Los habitantes de Pompeya vivían mucho más cerca de su basura de lo que la mayoría de nosotros encontraríamos aceptable, no porque la ciudad careciera de infraestructura y no se molestaran en manejar la basura, sino porque sus sistemas de gestión urbana estaban organizados en torno a principios diferentes”, afirma la experta. Algunas paredes de Pompeya han sido construidas con materiales reutilizados como trozos de teja y ánforas rotas, además terrones de mortero y yeso. Casi todos esos muros “recibieron una capa final de yeso, ocultando el desorden de materiales en el interior”.

Más allá de estos residuos reutilizados, la mayoría de las piedras empleadas para los edificios en Pompeya provienen de canteras locales, principalmente situadas en varias localidades de la llanura del río Sarno y sus alrededores. En muchas de las piedras que forman las paredes y los suelos de esta ciudad, hay algo que llama la atención de los visitantes: están repletas de figuras de penesUna de las principales hipótesis es que eran símbolos de buena suerte destinados a proteger del mal de ojo. Por esta razón, a menudo se encuentran fuera de los hogares.

 

Pompeya, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sufre el desgaste por el tráfico de turistas y los estragos del clima. Crédito: Timeline - World History Documentaries.

 

Más de dos siglos después del redescubrimiento de Pompeya, esta ciudad legendaria aún se mantiene muy bien conservada. No obstante, sufre la constante amenaza del desgaste por el tráfico de turistas, los posibles deslizamientos de la tierra y los estragos del clima. Para identificar problemas estructurales y de seguridad, el parque arqueológico ha recurrido a Spot, un perro robot desarrollado por la empresa estadounidense Boston Dynamics, que además inspeccionará túneles estrechos y de difícil acceso excavados por saqueadores de tumbas. El objetivo es claro: conseguir que este tesoro arqueológico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siga ofreciendo fascinantes viajes en el tiempo a millones de turistas de todo el planeta.

 

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

  • Residuos
  • Cemento

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y analizar su comportamiento con el fin de mejorar el servicio ofrecido.
Puede consultar información adicional sobre las cookies instaladas en nuestra Política de Cookies.

Configuración de Cookies

Declaración de cookies

Estas cookies se encuentran exceptuadas del cumplimiento del artículo 22.2 de la LSSI de acuerdo con las recomendaciones indicadas por la autoridad europea en materia de privacidad y cookies. De acuerdo con lo anterior y aunque no es posible su configuración, aceptación o denegación, el editor de este sitio web ofrece información sobre las mismas en un ejercicio de transparencia con el usuario.

  • Nombre: LFR_Sesión_STATE_*, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario registrado, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: GUEST_LANGUAGE_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Determina el idioma con el que accede, para mostrar el mismo en la próxima sesión, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: ANONYMOUS_USER_ID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra la sesión como usuario no registrado, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: COOKIE_SUPPORT, Proveedor: Liferay, Propósito: Identifica que es necesario el uso de cookies para el funcionamiento del portal, Caducidad: 1 año, Tipo: HTTP

  • Nombre: JSesiónID, Proveedor: Liferay, Propósito: Administra el inicio de sesión e indica que está usando el sitio, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

  • Nombre: SACYRGDPR, Proveedor: Sacyr, Propósito: Utilizada para gestionar la política de cookies, Caducidad: Sesión, Tipo: HTTP

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima.

  • Nombre: _ga_<container-id>, Proveedor: Google, Propósito: Recopila datos sobre el número de veces que un usuario ha visitado el sitio web además de las fechas de la primera visita y de la más reciente. Utilizada por Google Analytics, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP

  • Nombre: _ga, Proveedor: Google, Propósito: Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web, Caducidad: 2 años Tipo: HTTP